LA ÚLTIMA PÁGINA y algunas otras por Pablo Mantelman

Titulo del libro : LA ÚLTIMA PÁGINA y algunas otras
Fecha de lanzamiento : August 21, 2017
Autor : Pablo Mantelman
Número de páginas : 169

Obtenga el libro de LA ÚLTIMA PÁGINA y algunas otras de Pablo Mantelman en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

LA ÚLTIMA PÁGINA y algunas otras por Pablo Mantelman

Pablo Mantelman con LA ÚLTIMA PÁGINA y algunas otras

En este libro de cuentos, la intriga y la sorpresa acechan a cada paso. Disfrutaremos de textos curiosos e inquietantes que nos dejarán pensando en nuestras propias experiencias de vida. Al recorrerlo, nos encontraremos con diez atrapantes historias, algunas de las cuales se entrelazan, quizá por azar. Inesperadamente, las diez se convierten en once; y descubriremos por qué la última página es, a la vez, la primera del libro y también la del final.

DEL PRÓLOGO
Los diez cuentos que forman este libro son ficciones verdaderas. Ficciones, porque casi todo lo que sucede en ellos es inventado. Verdaderas, porque casi nada de lo que escribí hubiera sido posible sin algún hecho real o algún recuerdo que precipitara mi necesidad de contarlas.
Cada historia está construida alrededor de situaciones que oí o que viví. Puedo evocar la mayoría de ellas como el primer día; otras, cuyos detalles me resultaban insoportables, se fueron desvaneciendo lentamente. Con el tiempo, comprendí que luego de cumplir la función por la cual habían llegado a mí, era preciso que ciertas escenas desaparecieran de mi memoria para siempre bajo el piadoso manto protector que ofrece el olvido.
Estos relatos, que circulan entre obsesiones diversas, sagas familiares, el azar, el amor y la muerte, fueron escritos a lo largo de los últimos veinticinco años; demoré todo ese tiempo debido a un vergonzoso malentendido con las musas.

El primero, La última página, está basado en la historia real de una mujer que no podía escapar a un extraño ritual.
El segundo, La casita del lago, se gestó en torno de una escena mínima: qué pueden hacer dos hermanos con una pequeña cajita de pino, tras arrojar en un lago las cenizas que contenía.
Lo tenía como borrado surgió del dramático testimonio de un chico de ojos tristes y muy enojados, acerca de la crueldad y la violencia que ejercía su padre contra su familia, ante la mirada atenta y –a la vez– ausente de quienes los rodeaban.
“Habiendo escalera” es la respuesta a una pregunta que me hice cuando le presté atención a un cartel casi centenario, colocado en un edificio al que solía concurrir.
El quinto relato, Juego de niños, es el contrapunto entre un clásico juego infantil y una escena de terror real que alguna vez recorrió la Argentina.
La final, el sexto, imagina el monólogo de un nieto frente a su abuelo; hablándole apasionadamente de fútbol cuando es imposible hablar de otra cosa.
La canción es la misma es el primer cuento que escribí, en 1992. En él, abordo una cuestión que me obsesiona desde la adolescencia: la memoria. Trata de cómo lidiar con la imposibilidad de recordar.
El Elegido es, si no recuerdo mal, la única historia que prácticamente se narró a sí misma. Salí de un concierto de Silvio Rodríguez en el Teatro Ópera de Buenos Aires, tarareando Canción del Elegido; un tema que compuso en homenaje a luchadores excepcionales. Al llegar a mi casa, pensé en cómo habría quedado esa canción si “el elegido” hubiera sido un hombre común y corriente atrapado en una situación excepcional. E intenté describir a esa persona, en esa situación.
El noveno cuento, Un mensaje de papá, está centrado en un viejo vecino del barrio de mi infancia. Era vendedor de seguros (devenido viajante de comercio, a los efectos de la trama), y estaba empecinado en salvarse económicamente con un golpe de suerte que jamás llegó a tener.
Cierra el libro Avisos Clasificados, que tiene como origen real un suplemento de avisos clasificados del diario Clarín que había sido publicado con un error en la fecha. Me lo contaron como algo risueño; imaginé una historia inquietante, casi sobrenatural.

Mencioné antes un malentendido con las musas, que explico con más detalle en el libro. El hecho es que hoy puedo presentar este libro que me llevó más de veinticinco años construir. No por flojera, ni por falta de temas o de entusiasmo: demoré ese tiempo lisa y llanamente por pura ingratitud hacia mis mentoras.

Pablo Mantelman